← Volver a los artículos

Alias y apellidos en el Valle de Guesálaz

El alias es el precursor del apellido, y un apellido es un alias que, en algún momento, comenzó a ser transmitido hereditariamente entre los miembros de una misma familia. Originalmente, los alias servían para distinguir a personas con el mismo nombre; posteriormente, los apellidos identificaron a las familias de origen de sus portadores.

La creación y consolidación de los apellidos es un proceso intrincado, complejo y muy heterogéneo que tuvo lugar entre los siglos VIII y XVII, desarrollándose de manera desigual en las diversas comarcas, valles y pueblos del antiguo Reino de Navarra.

Incluso en el siglo XVI, en muchos lugares no se había generalizado el uso de apellidos. Había numerosas personas que aún carecían de uno. Un ejemplo curioso de cómo puede cambiar un alias o apellido de una generación a otra es el caso de Fernando de Azpiroz, hijo de Martín de Basterrica y María Alonso de Oinaz, quien en 1594 era vecino de Betelu. Su apellido debería haber sido Basterrica, nombre de una casa en Azpiroz, municipio de Larraun. Sin embargo, al trasladarse a Betelu, se le conoció como Fernando de Azpiroz, y así sus descendientes heredaron el apellido «de Azpiroz» o «Azpiroz», relegando al olvido el apellido Basterrica. Este es solo uno de los muchos casos que se pueden encontrar en la documentación antigua.

Los apellidos tienen su origen en topónimos, gentilicios, oficios, apodos, nombres de los padres o las madres, etc. La forma en que se asignaban los apellidos variaba según la región: en la parte norte de Navarra predominaban los apellidos oiconímicos, derivados del nombre de la casa, como Juanicorena, Aguerre, Zabaleta, Echeverría, etc. En la zona media, con muchas pequeñas localidades, abundaban los apellidos originados en los nombres de los pueblos, como Oteiza, Munárriz, Belascoáin, Enériz, Urroz, etc. Finalmente, en la Ribera de Navarra, con pueblos más poblados, predominaban los apellidos patronímicos, como Jiménez, González, Ochoa, García, Gil, etc.

La localidad de Iturgoyen, situada en el oeste de la Zona Media, pertenece a los pueblos del segundo grupo, donde era común identificar a las personas por sus lugares de origen.

Para hacer un breve resumen, he seleccionado todos los registros de bautizos de Iturgoyen disponibles en la página web antzinako.org, totalizando 354 registros desde 1537 hasta 1600. Además, he consultado 110 documentos del Archivo General de Navarra desde 1519 hasta 1600. En total, se registraron 112 apellidos o alias diferentes a lo largo del siglo XVI, y estas son las conclusiones:

    • El 57,14% son apellidos toponímicos, de los cuales 60 corresponden a localidades y 4 a casas o caseríos.
    • El 17,86% son apellidos patronímicos.
    • El 5,36% son apellidos con origen en oficios.
    • El 1,79% son apellidos con origen en apodos.
    • El 17,86% restante son apellidos de origen desconocido.

 

De las 60 localidades correspondientes a los apellidos toponímicos, 43 están en Navarra, 6 en Baja Navarra, 5 en Álava, 4 en Gipuzkoa, 1 en Jaén y 1 en Cantabria. De las 43 localidades en Navarra, 35 (59%) están a menos de 25 kilómetros de distancia en línea recta, predominando las de Tierra Estella. A continuación, un mapa con puntos rojos representa 58 localidades, excluyendo Linares (Jaén) y Setién (Cantabria):

A continuación un mapa con puntos azules que representan 58 localidades, restando Linares (Jaén) y Setién (Cantabria):

Y en esta siguiente la foto correspondiente a las localidades que están a menos de 25 km. en línea recta de Iturgoien:

Por otro lado, el Ayuntamiento me facilitó una lista de los apellidos de las personas empadronadas en el valle. De un total de 201 apellidos diferentes, estas son las conclusiones:

  • El 68,16% son apellidos toponímicos, de los cuales 95 corresponden a localidades y 42 a casas o caseríos, por lo general de norte de Navarra y Gipuzkoa.
  • El 12,94% son apellidos patronímicos.
  • El 0,5% son apellidos con origen en oficios.
  • El 5,47% son apellidos con origen en apodos.
  • El 12,94% restante son apellidos de origen desconocido.

 

De las 95 localidades correspondientes a los apellidos toponímicos, 64 están en Navarra, 9 en Álava, 5 en Baja Navarra, 2 en Gipuzkoa y las 16 restantes en otros lugares. De las 64 en Navarra, 41 (64%) están a menos de 25 kilómetros de distancia en línea recta, predominando las de Tierra Estella.

De toda esta información se deduce que los apellidos toponímicos y los que tienen origen en apodos han aumentado en número, mientras que los patronímicos y los que tienen origen en oficios están disminuyendo. Además, Iturgoyen y otros pueblos del Valle de Guesálaz han recibido nuevos apellidos provenientes de nombres de casas o caseríos del norte de Navarra y Gipuzkoa, debido a los movimientos de personas entre los pueblos a lo largo de los siglos. En el siglo XVI, estos representaban un 6%, mientras que hoy en día constituyen un 30%. Por otro lado, los siglos XX y XXI han visto llegar apellido extranjeros como Dinev, El Khannous, Hadjerioua, Michelini o Pehlivan.

Ejemplos

Toponímicos:

  • Localidades: Munárriz, Goñi, Azanza, Ollo, Senosiáin…
  • Casas/caseríos: Achucarro, Aguirre, Alcasena, Apesteguía, Arabaolaza…

Patronímicos:

  • Díez, Gil, Ibáñez, Fernández, Juaniz, López, Martínez…

Oficios:

  • Tamborín, Escudero, Mayoral…

Apodos:

  • Bueno, Galante, Calvo, Delgado, Lozano, Moreno…

Bibliografía y webgrafía

– Antzinako. https://www.antzinako.org/

– Archivo Real y General de Navarra. http://www.navarra.es/home_es/Temas/Turismo+ocio+y+cultura/Archivos/Archivos/Archivo+General+de+Navarra/

¡PIDE TU APELLIDO!
error: CONTENIDO PROTEGIDO